¿Cómo afecta la velocidad de la RAM a los Ryzen?

Los procesadores Ryzen han supuesto toda una revolución desde que llegaron al mercado a comienzo de 2017.

Estas CPU ofrecen un rendimiento espectacular y han devuelto a AMD a una posición de competencia real frente a Intel. La artífice de este renacimiento es Zen, la nueva microarquitectura de los procesadores AMD Ryzen que la compañía desarrolló durante años y que sorprendió al mundo.

AMD Ryzen son procesadores de futuro

Zen, una arquitectura con mucho futuro

Tanto la primera como la segunda generación de procesadores Ryzen han sido fabricados sobre Zen, la revolucionaria arquitectura de AMD que se ha caracterizado por un formidable incremento del rendimiento por núcleo, también conocido como IPC (del inglés Instruction Per Cycle), como multihilo o procesamiento múltiple.

Todo esto, además, manteniendo en términos de consumo y temperatura un nivel bastante competitivo.

Otra de sus características es la tremenda escalabilidad lograda por los ingenieros de la compañía en el desarrollo de la arquitectura que está permitiendo integra un mayor número de núcleos por procesador, como podemos ver en las familias Threadripper para entornos profesionales, sin mucha dificultad. Éste es un aspecto crucial en un momento en el que el software necesita de un mayor número de líneas de procesamiento en detrimento de núcleos monolíticos de gran potencia.

Otra de sus características, y aquí está el quid de la cuestión que hace de los Ryzen unos procesadores realmente interesantes, es que el ancho de banda interno se sincroniza con la frecuencia de la memoria RAM. Esto significa que cuanto mayor sea la frecuencia de la memoria de nuestro equipo, más eficiente será el procesador.

La importancia de la memoria RAM en los procesadores Ryzen

La tecnología de interconexión, a la que comunmente denominamos bus de datos, que utilizan los Ryzen es Infinity Fabric, la más reciente de las presentadas por la compañía y cuya función es unir los distintos CCX - conjuntos de núcleos - que forman una CPU. Y como hemos dicho, Infinity Fabric está sincronizada con la frecuencia de la memoria RAM. Este bus de 256 bits bidireccional hace suya la frecuencia de la memoria para funcionar, lo que significa que si tenemos una RAM de 3200 MHz, el bus funciona a 1600 MHz (a doble canal, recordemos) y se encargará de interconectar los CCX así como otros controladores como el PCIe, Sata, USB y cualquier otro puerto de conexión o elemento del procesador Ryzen.

Por tanto, queda claro el poder que tiene la velocidad de la RAM sobre el rendimiento del procesador y por ende del equipo.

Como detalle, Infinity Fabric también es el bus utilizado en las tarjetas gráficas de la familia VEGA.

¿Cuánto puede afectar la RAM al rendimiento?

Las diferencias de uso de aplicaciones de ofimática es prácticamente inexistente. Pero cuando damos el salto a herramientas más exigentes como diseño gráfico, edición de vídeo o videojuegos, podemos encontrarnos con cambios de incluso el 40%.

Por ejemplo dos equipos exactamente iguales con la única diferencia de unas memorias con frecuencias de reloj 2133 y 3200 MHz respectivamente pueden llegar a alcanzar un 20-25% de diferencia en muchos videojuegos.

Cómo saber cuál es la velocidad de tu RAM

Sabiendo lo importante que es contar con las frecuencias de reloj de la memoria para aprovechar al máximo las CPU Ryzen, querrás conocer las características de tu memoria RAM. ¿No?

Para ello vamos a necesitar una herramienta como CPU-Z, Aida64 o Everest, que nos muestre las características de los componentes principales del equipo. Sí, por desgracia conocer este dato sin una herramienta especializada no es una tarea que podamos realizar en unos pocos clicks en Windows.

En CPU-Z nos dirigimos a la pestaña Memory y allí podemos ver el tipo, la cantidad, el canal y la frecuencia a la que trabaja. Tanto en Aida64 como Everest hay que desplegar Motherboard y buscar el componente Memory y fijarnos en el apartado Memory Speed.

¿Qué frecuencia de memoria es la recomendada para aprovechar un procesador Ryzen?

Con cerca de dos años en el mercado, todo el revuelo inicial se ha asentado hay una clara vencedora en este sentido.

En términos de rendimiento, eficiencia y precio, los módulos de memoria a una frecuencia de 3200 MHz son los elegidos ampliamente por la comunidad frente al resto de opciones.

Otro factor del que se tuvo noticias a los pocos meses del lanzamiento de estos procesadores es que las memorias con chips Samsung obtienen un mayor índice de compatibilidad y alcanzan una mayor velocidad y sincronía con el IMC (controlador de memoria) de las CPU Ryzen.

En nuestro catálogo encontrarás distintos módulos optimizados para esta familia de procesadores AMD que puedes encontrar siguiendo este enlace.

Memorias idóneas para Ryzen

Ver detalhes